Plaza de St. Iu

Ella está muerta,

alguien dice,

no véis, no se mueve;

pero no es eso,

no es sólo eso.

 

Ella duerme

y nada es como antes,

el cuerpo vaciado como una cáscara,

yo lo sé: un laberinto blanco, sus sueños.

 

–¿Quién más se fijó?,

la boca rígida apretando vacíos,

dos párpados de soledades.

 

Ella camina,

yo la sigo,

más lentos cada día sus pasos:

corriendo yo para alcanzarla inmóvil;

su cuerpo ya el de la otra.

 

Pero una tarde todo más fácil,

ella más fácil,

Bach improvisado en la plaza

y un suelo de siglos acogiéndola,

añorando a la falsa mendiga.

Y las piedras deseándola,

yo ya lo imaginé:

lujuria fría,

ladronas minerales,

su sombra en la pared.

Su rostro para siempre

en las piedras de St. Iu.

 

 

(Julio de 2002. Concierto de calle, Bach en el Barrio Gótico.)

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s